NIÑOS SIN PADRE ¿SON DIFERENTES?

Psicólogos en Oviedo.  

En Vivat Psicólogos Oviedo, nos enfrentamos muchas veces a problemas relacionados con la adaptación y desarrollo de los niños que atraviesan por circunstancias familiares difíciles, como pueden ser situaciones de separación, divorcio o fallecimiento de uno de sus padres. Resulta una obviedad que corroborará cualquier psicólogo en Oviedo para niños que la falta de un progenitor tiene consecuencias en el desarrollo personal de los menores, pero la cuestión crucial es si esas consecuencias han de ser necesariamente negativas o tan sólo diferentes.

Nuestras experiencias y circunstancias vitales nos moldean como persona, y más aún durante nuestra infancia, pero el desarrollo personal es un proceso de crecimiento largo e ininterrumpido que puede ser también retroalimentado por nosotros mismos.

En una sociedad como la nuestra el modelo de familia tradicional no puede ocultar la presencia creciente de familias monoparentales, producto de relaciones de pareja rotas, mientras que cada vez son más las madres solteras que deciden serlo deliberadamente recurriendo a tratamientos de inseminación artificial.

Desde el punto de vista psicológico la pregunta es ¿afecta de modo relevante al desarrollo personal criarse en ausencia de la figura paterna?

Según un reciente estudio del Centro de Investigaciones sobre la Familia de la Universidad de Cambridge, no existirían diferencias significativas entre niños criados conjuntamente por padre y madre, frente a aquellos criados únicamente por su madre, en cuanto a capacidad de adaptación y desarrollo de sentimientos positivos respecto a la vida familiar.

Lo interesante del estudio realizado con más de un centenar de familias es que compara a familias con sólo la madre como único progenitor ejerciente, con familias con padre y madre heterosexuales con al menos un hijo concebido mediante reproducción asistida con donante, es decir con padres cuyos hijos genéticamente lo serían de un tercero extraño a la pareja.

Tanto en los test planteados a las madres en ambos grupos como en las respuestas obtenidas de los niños no se apreciaban diferencias relevantes entre ambos tipos de familias, al ser preguntados sobre el modo en que percibían su situación familiar y sus experiencias familiares y sociales.

Tan sólo se apreciaba un índice mayor de respuestas negativas en las familias con sólo la madre progenitora, en relación a dificultades económicas o mayor índice de estrés parental, vinculados a posibles problemas de adaptación de los menores. Sin embargo, un 39 % de las madres en solitario reportaban que sus hijos mostraban sentimientos indiferentes o neutrales acerca de la ausencia del padre, mientras que un 28 % manfiestaban una mezcla de sentimientos respecto a cómo encaraban sus hijos esta situación, sin predominar los negativos. No obstante, y a pesar de todo ello, el análisis de los informes de las madres reveló que las conversaciones acerca de los padres ocupaban un lugar prominente en el desarrollo de la vida familiar.

En resumen, podemos concluir en opinión de nuestro gabinete de Vivat, Psicólogos en Oviedo, que la ausencia de la figura del padre puede dejarse notar o no, según los casos, con una mayor influencia en el desarrollo personal de los hijos, también según los casos, sin tener que tener efectos necesariamente negativos, si bien esto no es óbice para que la figura del padre continúe siendo un referente implícito o no en la vida familiar y en el desarrollo de los menores de edad.