¿ERES LO QUE COMES? ALIMENTOS PARA PENSAR MEJOR

Psicólogos en Oviedo

En medio del boom de los llamados complementos probióticos se abre paso la interesante posibilidad de investigar los efectos de algunos alimentos sobre la mente humana y sus diferentes estados. Bautizados – con algo de sensacionalismo – como psicobióticos, en cuanto tendrían la capacidad de llegar a modificar las variables emocionales que condicionan nuestro comportamiento e incluso nuestro estado de ánimo, abren la puerta a nuevas perspectivas en el ámbito del bienestar psicológico y el desarrollo personal.

En Vivat, como psicólogos en Oviedo con experiencia en tratamiento de trastornos alimenticios, nos interesa plantear la incidencia positiva que la alimentación puede tener en el estado emocional de las personas, revelando su relevante contribución a nuestro bienestar emocional, pero sin caer en actitudes obsesivas.

En el ámbito de los llamados psicobióticos, estamos, sin embargo, de un campo experimental, con muchas posibilidades por explorar que partirían del estudio pormenorizado de los efectos de la microbiota y de todos aquellos microorganismos presentes en el tracto gastrointestinal . Estos microbios – que constituyen toda una fauna, más que una simple flora, en palabras de una investigadora – presentan la capacidad aún por investigar en detalle, de producir alteraciones en relación a los impulsos neuronales  procedentes del nervio vago que se traducen bien en toxinas causantes de malestar, bien en recompensas químicas, como en el conocido caso de la serotonina producida por el cholocate.

Como psicólogos, no sabemos si algún día un preparado a base de yogur o kéfir llegará a sustituir al Prozac o a otros compuestos químicos de uso extendido en nuestros días, pero lo que si sabemos es que una nutrición racional y un adecuado equilibrio alimenticio contribuye al bienestar general, y por ende, al psicológico.

Para quienes estén interesados en saber más, os dejamos el enlace a este interesante artículo del diario El País.