ALGUNOS FRAUDES SONADOS EN ESTUDIOS SOBRE PSICOLOGÍA

admin

Psicólogos en Oviedo

Es cierto que en este espacio sobre nuestra labor como psicólogos en Oviedo y el ejercicio habitual de nuestra profesión, nos hacemos ecos de numerosos estudios en psicología que arrojan resultados llamativos.

Desde aquí, hemos reflexionado sobre la existencia de alimentos que nos ayudan a pensar mejor, hemos analizado la aparición de nuevos tratamientos para el TDAH, o hemos comentado la utilidad del análisis de la voz humana como síntoma de la depresión.

Muchos de estos artículos tienen como punto de partida – o de llegada – la frase “según un estudio de..” Lo cual, lejos de ser acríticos, pues no creemos haberlo sido, nos lleva también a reflexionar sobre lo proliferación de estudios en psicología y otras ciencias sospechosamente patrocinados o directamente orientados por sus financiadores, cuando no cautivos de los fines poco éticos perseguidos en alguna ocasión por los investigadores que se encuentran detrás de ellos.

Siendo algo que se encuentra en una perspectiva muy alejada del campo visual al alcance de un gabinete de psicólogos en Oviedo, sin embargo no deja de ser relevante. Y es que la investigación constituye, o debería constituir, un bien social. Así, en alguna ocasión nos hemos referido aquí a investigaciones no tan exóticas y sí muy esperanzadoras, como  las del grupo de psicólogos en Oviedo, que investigaban el TDAH, con el apoyo de la Universidad de Oviedo con interesantes resultados. Lo que es revelador de que una manzana o varias manzanas estropeadas, no deberían estropear todo el cesto

Sin embargo, y a pesar de todo, existen manzanas podridas, y en este interesante artículo sobre fraudes en estudios de psicología, os podréis enterar de por qué las vacunas no producen autismo, los vegetarianos no son menos agresivos que los amantes de un buen bistec, la inteligencia no es sólo heredada, o la moral humana no es un mero rasgo evolutivo orientado a la supervivencia de la especie. Todos ellos sonados casos de estudios en psicología y ramas afines que acabaron estallando por la falta de rigor, los intereses espúreos de los investigadores, cuando no las mentiras directamente que acabaron siendo sacadas a la luz para rebatirlos y colocar las cosas en su sitio. Que es donde deben estar.