5 CONSEJOS PARA COMBATIR EL ESTRÉS

Psicólogos en Oviedo.

Para muchos psicólogos la epidemia del siglo XXI – junto a su hermana gemela, la depresión – es  el estrés, que no siempre debemos identificar como la incidencia del ritmo de vida frenético en nuestro modo de vivir, pensar y gestionar nuestras emociones. Porque hay muchas clases de estrés. A veces, el estrés proviene de un desencadenante súbito que desata un flujo emocional adverso o difícil de controlar, estrechamente relacionado con los estados de ansiedad o pánico, o es una reminiscencia de un trauma anterior que se manifiesta ocasionalmente, como en el tristemente célebre síndrome del estrés postraumático.

Más allá de sus causas o tipología, como psicólogos en Oviedo acostumbrados a lidiar con el estrés casi en nuestro día a día, en Vivat queremos haceros partícipes de algunos consejos que pueden resultar provechosos a la hora de combatirlo.

  1. Aceptar el problema y la necesidad de combatirlo.

Reconocer y aceptar la situación, pero no conformarse con ella. Darnos cuenta de que tenemos un problema es siempre el primer paso. No podemos limitarnos a echar la culpa a los demás o a las circunstancias y limitarnos a esperar que estas cambien. También tenemos que cambiar nosotros, especialmente el modo de enfrentarnos a esas circunstancias o a esa situación. Padecer estrés puntualmente no tiene por qué ser por sí solo causa de vista al psicólogo. Por nuestra consulta de Oviedo, no obstante, son muchas las personas que han pasado con diferentes problemas de orden psicológico que apenas eran conscientes del papel que el estrés jugaba en sus vidas.

  1. Buscar espacios propios y una válvula de escape sana.

Cuando creemos estar al límite o muy presionados hay que buscar remedios rápidos, para paliar la situación de estrés. Aliviar la tensión con una práctica moderada y progresiva de actividades deportivas, suele ser una terapia de choque bastante eficaz. Cuando la presión arrecia, es bueno buscar espacio – y tiempo – para practicar deporte o alguna otra actividad que  nos resulte remuneradora o placentera por sí sola.  Si es deporte, preferentemente al aire libre o en medios que favorecen la relajación como los acuáticos, y mejor en equipo que en solitario. No obstante, unas visitas regulares al gimnasio pueden servir para rebajar los niveles de frustración o ira contenida y provocarnos un cansancio – paradójicamente- reparador. Además de liberar serotonina y las consabidas endorfinas, la actividad y el cansancio físico en particular, pueden actuar como un bálsamo sobre nuestra atormentada psique. Al margen del deporte, puede también buscarse la relajación en actividades que favorezcan la meditación pausada, conversaciones con personas especialmente apreciadas o visitas a lugares que transmitan paz, desde la visita a una iglesia o a un museo, o una excursión a la montaña.

  1. Mejorar los patrones de sueño

Un buen descanso nocturno resulta esencial.  Sin embargo, la dificultades para conciliar el sueño, o los despertares nocturnos frecuentes,  son  consecuencia muy habitual de situaciones de estrés. Si bien existen multitud de causas y muy diferentes trastornos del sueño con diferentes tratamientos, en Vivat Psicólogos Oviedo contamos con una amplia experiencia en tratamientos cognitivos – conductuales para recuperar la calidad del sueño, en casos como el que nos ocupa, por lo que una visita al psicólogo puede resultar fundamental.

  1. Abjurar de la mala alimentación

El habitual refugio de quienes padecen ansiedad o estrés es el asalto sin contemplaciones a la nevera, o al sector de fruslerías del  supermercado. Porque lo necesito; porque me lo merezco; porque yo lo valgo…Pues no. El recurso a los alimentos extra azucarados o al clásico chocolate provocará subidas de azúcar en nuestro organismo seguidas de bajadas igual de bruscas, generadoras con escaso efectos positivos y sí muchos negativos a nivel hormonal, emocional y de nuestra salud en general. Es esencial para reconducir una situación de estrés continuado, mantener la regularidad en las comidas y proporcionar al organismo la cantidad de energía que precisa sin grandes oscilaciones que perturben nuestro equlibrio nutricional

  1. Rodearse de buenas compañías.

En Vivat psicólogos Oviedo evitamos hablar de personas tóxicas, como hacen algunos piscólogos y muchos manuales de autoayuda. De lo que sí somos conscientes es de que el estrés puede contagiarse. Existe de hecho un estudio del Instituto Max Plank sobre el llamado estrés empático demuestra que aquellas personas en contacto frecuente con otras que padecen altos niveles de estrés, o a  la vista de situaciones estresantes aunque no les atañan directamente, generan a su vez cortisol, la llamada hormona del estrés. Por eso aconsejamos evitar cargar negativamente nuestros centros receptores con el estrés ajeno, especialmente si ya estamos saturados del propio.

A partir de estos modelos de conducta, acudir al psicólogo en busca de consejos más precisos y de una terapia efectiva siempre puede ayudarnos mucho más.

 

.

Tags: estres,

Related Posts